Hoy toda España celebra el oro de Mireia Belmonte en los Juegos Olímpicos. Ellos creen que ganó hoy, pero no fue así…

Conozco a Mireia desde que ella tenía 7 años. Competíamos juntos en natación y viajábamos juntos con la selección. HOY es la nadadora española más laureada y reconocida de la historia, pero no llegó a eso por casualidad, sino por causalidad.

Así luce la medalla de Mireia… (foto Mónica Solana)

mireia belmonte medalla mireia belmonte medalla mireia belmonte medalla

Madrugada del 10 de agosto del año 2016. Mireia Belmonte se dispone a nadar la final de los 200 metros mariposa. Hace 4 años, en Londres, se le escapó el oro ante la china. Ese día Mireia le dijo a su entrenador: “ahora quiero el oro”, su entrenador la miró y le dijo: “muy bien, pero prepárate para vivir un infierno”; “estoy dispuesta” dijo Mireia. Ese era el precio que tenía que pagar…

Pero no nos desviemos…

Esta madrugada Mireia cumplió su sueño, CAMPEONA OLÍMPICA en los 200 metros mariposa. Después de una trepidante carrera, Mireia toca el cronómetro y se convierte en campeona olímpica, solamente 3 centésimas por delante de la australiana… La grada estalla en un grito ensordecedor y todos los espectadores, desde casa, a las 4 de la madrugada hora española, celebramos su triunfo que es el de todos. HOY Mireia ganó el oro, pensarán millones de españoles, pero ¿realmente fue así?

No. Mireia no ganó hoy el oro.

Voy a contarte cuando lo ganó…

Mireia ganó el oro cuando empezó a nadar en Badalona, a los 6 años de edad…

Ganó el oro cuando desde los 10 años comenzó a entrenarse todos los días a las 6 de la mañana, iba después al colegio, y volvía a las seis de la tarde para continuar su entrenamiento. Todos los días, de lunes a sábado. Y a veces los domingos también competía.

Ganó el oro cuando de adolescente, todos sus amigos pensaban en irse a la discoteca o pasaban horas en el parque o en las terrazas de los bares, mientras ella cargaba con su mochila y se disponía a tirarse a una piscina, aún en invierno cuando en la calle hacía temperaturas de varios grados bajo cero.

Ganó el oro cuando vio como sus compañeros de equipo que le habían acompañado durante su infancia y adolescencia, poco a poco iban dejando el deporte por no soportar la presión, la rutina, o combinar el deporte y los estudios; o simplemente porque tomaron al decisión de una vida más fácil y cómoda (en estos momentos de decisión es cuando el destino toma forma…)

Ganó el oro cuando tuvo que cambiar de entrenador y de grupo de entrenamiento varias veces por su incapacidad de adaptarse a una mentalidad que no correspondía con la de una futura campeona olímpica.

Ganó el oro cuando tenía que entrar en las piscinas acompañada de sus cascos y sus canciones favoritas, para no escuchar los comentarios de la gente mediocre que decían que nunca lo iba a poder lograr. La criticaron por ser diferente, claro, como todos los genios. Incomprendida hasta que triunfa, después amada por todos…

Mireia Belmonte oro rio 2016

Ganó el oro cuando después de un triunfo, fracasó y se volvió a levantar. Volvió a ganar y volvió a fracasar y se volvió a levantar.

Ganó el otro cuando todos los días de su vida, Mireia entrenaba más de 6, 7 o hasta 8 horas diarias, aún cuando sus músculos ya no podían más. Aún cuando se levantaba después de 8 horas durmiendo, y pareciera que no había descansado nada.

Ganó el oro cuando entrenaba más de 1/3 del año fuera de casa, alejado de sus amigos y familiares, estando en centros de alto rendimiento en los confines del mundo y en la más absoluta soledad. Sólo la acompañaba su sueño de ser campeona olímpica, y su entrenador, Fred.

Fred, el gran equipo de Mireia, quien se perdió los primeros pasos de su hija recién nacida, por ser fiel al compromiso que tenía con su pupila y no abandonarla en el momento más importante de su carrera. Hoy le enfocaron por la televisión cuando Mireia recibía el oro. Las lágrimas brotaban por sus ojos, imagino que de felicidad al comprobar que todos los esfuerzos en todos los sentidos valieron la alegría de ver a Mireia triunfar.

Ganó el oro cuando, después de ser doble plata en los Juegos Olímpicos de Londres, y de batir varios récords del mundo en los años siguientes. A un año de los Juegos de Rio 2016, Mireia tuvo una lesión grave que le hizo perderse los Campeonatos del Mundo de Kazan 2015, y todo el mundo pensaba que era su fin. Todo el mundo menos ella, y su entrenador.

Y ganó el oro cuando, después de su éxito, sólo tuvo palabras de agradecimiento…

No amigos, conozco bien a Mireia, y no ganó el oro esta madrugada. Mireia ganó el oro 18 años atrás, cuando comenzó a nadar y cada una de las veces que se esforzó, se hundió y se volvió a levantar. Cada vez que no escuchó los comentarios de la gente mediocre que decía que no lo iba a poder lograr. Lo ganó cuando sacrificó su comodidad y confort en post de un sueño.

Trabajas duro en privado y se te reconoce en público. Hoy todo el mundo ama a Mireia, pero yo la amé cuando estaba sola en el centro de sierra nevada, y nadie se acordaba de ella. La amé cuando se lesionó y nadie creía que podría recuperarse. La amé cuando criticaron a su familia o a sus entrenadores. La amé cuando apostó por su sueño y nos hizo soñar a todos.

Detrás de cada gran logro, hay un precio muy alto a pagar.

Piensa en tu sueño…

Mireia y yo tenemos un mensaje para ti:

“Los sueños se cumplen si trabajas duro”

Mireia Belmonte

Sí, amo a Mireia y a su valentía por tener el coraje de superar adversidades y mostrarnos a todos que los sueños son posibles. Estamos a falta de buenos modelos que nos enseñen que con trabajo y dedicación, cualquier cosa es posible.

Vivimos en una sociedad de la queja, donde nadie hace nada por remediarlo. Pero cuando veo a gente como Mireia, elijo enfocarme en ellos. Los sueños no son negociables, escucha las voces adecuadas…

Así de grande sea tu sueño, así de grande es el precio que tendrás que pagar.

Lo único que tienes que saber es el sueño y el precio y luego determinar si estás dispuesto a pagarlo.

¿Lo estás?

Entonces deja de pensar y ponte a actuar.

Es tu vida. Es tu momento. Es ahora o nunca.

TU CAMBIO EMPIEZA HOY.

Lain.

P.D.- Si te ha gustado el post, puedes hacer 3 cosas:

  1. SUSCRÍBETE para recibir el primero todas las publicaciones y no perderte ninguna.
  2. COMPÁRTELO con tus amigos en tus redes sociales o por el whatsapp.
  3. Si deseas aprender más LEE ALGUNO DE MIS LIBROS (Haz click AQUÍ)